Opinión Toggle

LA LEGÍTIMA DESMOTIVACIÓN DEL DEPORTE ANTIOQUEÑO

Por: Alfredo Ramos Maya

Senador de la República

Twitter: @AlfredoRamosM

 

Deporte y educación.  Educación y deporte.  Complemento perfecto para generar mejores ciudadanos, no sólo para afrontar los grandes retos de una sociedad del conocimiento globalizada sino para que, a través de una mejor salud, disciplina y trabajo en equipo, puedan tener una mejor calidad de vida a todo nivel.

Al fracaso de gobierno departamental de Antioquia en materia educativa, en donde basta leer los resultados de las pruebas saber 11 de 2014 o el índice creado por el Ministerio de Educación Nacional, el abandono de las escuelas rurales en materia de infraestructura y tecnología, o el retraso y sobrecosto enorme del proyecto de parques educativos, se tiene que sumar la inminencia del naufragio deportivo que tendrá nuestro departamento en los próximos Juegos Deportivos Nacionales, a llevarse a cabo en noviembre de 2015.  Ni educación ni deporte.  Triste realidad la de un Departamento líder por capital humano, herencia y recursos.

Las quejas de deportistas de alto rendimiento frente al manejo de los recursos del deporte en Antioquia son repetitivas. Por ello, me di a la tarea de buscar qué sucede con el manejo de Indeportes Antioquia, entidad a cargo del liderazgo deportivo departamental.  Estos son los preocupantes hallazgos encontrados:

  • No existe aforo económico para el deporte en Antioquia: la entidad encargada de las políticas del deporte en Antioquia (Indeportes Antioquia) está sujeta a un flujo de caja mensual para poder cumplir con las bonificaciones y apoyos económicos a nuestros deportistas. Recordemos que el deporte de alto rendimiento es una profesión, requiere dedicación de tiempo completo, por lo que para muchos de los deportistas su único sustento económico es el que reciben producto del “Programa Deportista Apoyado” de Indeportes.  Dicha entidad acepta, sin sonrojarse, que no sabe cuándo ni cómo ingresarán los recursos económicos a sus cuentas a través del año, y mucho menos cuándo hará el pago a nuestros deportistas.  Esa incertidumbre es el pan de cada día para el deporte antioqueño, y los resultados negativos se advierten debido a este manejo a la deriva de los recursos públicos de los antioqueños.  Esto ha llegado a tal punto que, de 646 deportistas que aparecen en el programa, solamente 489 recibieron a finales de marzo el pago retrasado correspondiente al mes de febrero.
  • Retraso constante en pagos a deportistas de alto rendimiento: cuando una persona trabaja recibe un salario mensual.  Éste ha sido el propósito del programa de deportistas de alto rendimiento en Antioquia.  La idea era que personas con los mejores resultados deportivos pudieran tener un apoyo económico constante que les permitiera enfocarse en su disciplina con dedicación profesional, sin tener que estar pendientes de sobrellevar las afugias económicas de la falta de apoyo privado al deporte colombiano en general.  El programa fue muy exitoso en administraciones departamentales anteriores. Infortunadamente, la actual administración departamental a través de Indeportes Antioquia se ha retrasado para cumplir con sus aportes económicos, en algunas ocasiones hasta 3 meses. Olvida el Gobierno departamental que los deportistas comen diariamente y que sus obligaciones económicas se cumplen mensualmente, como al resto de los colombianos.  La desorganización administrativa con los recursos públicos de Antioquia conllevará a graves resultados en el proceso de formación deportivo.
  • Modificaciones injustificadas en el programa de deportistas de alto rendimiento: en el mes de diciembre de 2014, sin mediar justificación alguna y fruto del capricho y la indolencia de la Gobernación de Antioquia, la gerencia de Indeportes modificó la resolución que reglamenta el Programa Deportistas Apoyado, creando más requisitos y empeorando las condiciones a los deportistas de alto rendimiento.  Esto generará un resultado a todas luces negativo,  pues olímpicamente se disminuyeron los recursos asignados para tal efecto. Basta con observar que para el mes septiembre de 2014, Indeportes Antioquia desembolsó un total $426.268.700 por lo merecidos apoyos a deportistas, mientras que en marzo de 2015 se consignó una cifra significativamente inferior, $327.926.789 (en un contradictorio número que explicaremos con posterioridad), lo que genera una disminución de alrededor de 30% en apoyo en sólo 6 meses, sin contar con el efecto inflacionario que llevaría a una mayor pérdida del valor del dinero.
  • Renuncia de deportistas a la representación de Antioquia: el más grave efecto de la improvisación en el manejo de la política deportiva en Antioquia ha ocasionado que varios deportistas del Programa Deportista Apoyado renuncien a representar al Departamento en las diferentes competiciones. ¿Qué honor más grande puede tener un deportista que portas los colores de su departamento? En Antioquia, los héroes se están quitando la camiseta. Desde octubre pasado se han retirado 8 deportistas de este programa, debido al retraso en el pago y al cambio de condiciones.
  • Inequidad en la distribución de recursos: lo primero que debe mencionarse es que el desorden de Indeportes es tal que ni siquiera tienen claridad en la información que suministran.  Cuando se les pregunta por el monto pagado a los deportistas, Indeportes Antioquia respondió que para el mes de marzo de 2014 se les había pagado un total de $327.926.789.  Pero si se mira en detalle el cuadro de deportistas que recibieron apoyo durante el mismo mes, el valor que suma la totalidad entregada a deportistas es de $365.687.828.  ¿A cuál información le creemos?  Si creyéramos en la segunda y contradictoria información, que tiene más detalle, encontramos que, sumado a la rebaja de los recursos destinados al deporte, el promedio de apoyo a cada deportista es de $747.828.  Pero el porcentaje de deportistas que reciben menos del promedio es un 74%, es decir, 364 de los 489 deportistas de los que Indeportes dice haberles entregado el apoyo.  Apenas un 26% de los deportistas reciben el valor promedio o más, es decir, solamente 125 afortunados del total que fueron apoyados durante el mes de marzo pasado.  Los extremos llevan a que existan deportistas del Programa Deportista Apoyado en Antioquia que reciben $150 mil mensuales, mientras que existen otros que reciben alrededor de $4,6 millones al mes.  Es más costoso el trámite que el apoyo que se le da a los menos favorecidos, algo usual en el sector público debido a la burocratización desmedida a la que se ha llegado en todas las entidades colombianas y antioqueñas.

Antioquia se enfrenta a los juegos deportivos nacionales tras este crítico diagnóstico.  Pronostico, con gran pesar, una rebaja en medallería de oro, causada por la indolencia del gobierno departamental. Si en 2008, los antioqueños obtuvimos 30,4% de medallas oro y en 2012 rebajamos a 27,3% de las mismas, la tendencia negativa se acrecentará en momentos en que existe una desmotivación transversal de nuestros representantes.  Decepción absoluta la que se avecina para el liderazgo deportivo en Antioquia.

La disciplina es elemento fundamental para el éxito de los deportistas.  Quienes administran los recursos del deporte en Antioquia han demostrado que no tienen la rigurosidad que exigen a la hora de exigir resultados.

Leave a Reply

ShutDown