Opinión Toggle

LA VARIANTE DE CALDAS: HISTORIA SIN FIN

LA VARIANTE DE CALDAS: HISTORIA SIN FIN

 

Por: Alfredo Ramos Maya

Senador de la República

Twitter: @AlfredoRamosM

facebook.com/AlfredoRamosSenadoSano

 

Las obras en la doble calzada del tramo Ancón Sur-Primavera (más conocida como variante de Caldas), fundamental para la competitividad de Antioquia, trascendental para el sur del Valle de Aburrá y la región del suroeste antioqueño, a pesar de los supuestos avances que se anuncian pomposamente en los medios de comunicación, generan aún muchos interrogantes por resolver, muchos recursos por invertir pese a los excesos ya incurridos y, sobre todo, una generación absoluta de inseguridad vial que no tiene respuestas concretas en el corto plazo.

 

Veamos en detalle lo que sucede actualmente en esta vía en doble calzada de 10,2 kilómetros iniciada en el año 2008, una realidad que nos ocultan tanto el Gobierno Nacional como el Departamental:

En primer lugar, está el retraso de más de siete años (como ya había informado con anterioridad http://www.centrodemocratico.com/constancia-via-ancon-sur-primavera-aun-tiene-fecha-de-finalizacion-denuncia-senador-ramos/), generando un tiempo récord de construcción de avance de menos de 4 metros al día.  Lo peor es que requerirá aún más tiempo para concluirse, pues continúa pendiente la ejecución de un tramo de 150 metros, el cual requirió una licitación adicional debido al desorden y los sobrecostos aplicables al costo del resto de la vía.  Esperamos que al fin antes de diciembre de 2015 se entregue la totalidad de la doble calzada.  Reiteramos el anuncio hecho en el pasado del rotundo fracaso de la cacareada “Ley de Infraestructura”, la cual como ejemplo latente tiene para la muestra esta doble calzada.

 

Pero aún entregando estos 150 metros faltantes, a la obra Ancón Sur-Primavera (Variante de Caldas) le queda todavía mucho camino por recorrer para ser realmente finalizada:

 

  • Iluminación: esta obra no tiene iluminación completa y reglamentaria en todos sus tramos. El Ministerio de Transporte responde que dicha iluminación corresponde a los municipios por los cuales pasa la vía (Sabaneta, La Estrella y Caldas), los cuales no tienen conocimiento de dicha responsabilidad y no tienen asegurados los recursos para ejecutarla. Surge entonces la pregunta: ¿es justo que los municipios sean responsables de la iluminación de las obras nacionales? En especial, sabiéndose que casi el 90% de los municipios colombianos son de sexta categoría, no es alentador en absoluto el panorama: ningún municipio de bajos ingresos deseará una vía nacional, pues terminará pagando altos precios por obligaciones que no deberían tener.
  • Tachas refractivas: El Ministerio del Transporte olímpicamente responde que no tiene recursos para ejecutar las tachas refractivas que estaban aprobados en el diseño original y que lógicamente está obligado a ejecutar.  Para este Ministerio, los compromisos no valen, y aquí existe otro ejemplo más de incumplimientos sin pudor.
  • Separadores: Pese a que la vía proyecto separadores de 3 metros, las excusas para no cumplirla están a la orden del día. Con un agravante y es que no existen lotes de compensación para ello.  Otro incumplimiento impudoroso del que nos quedaremos esperando respuesta del Ministerio de Transporte.
  • El caos en el uso de la vía está servido: la doble calzada está siendo utilizada como sitio de parqueo y de área de maniobras de los lotes adyacentes a la vía.  El Ministerio del Transporte responde que este tema es responsabilidad de los municipios.  Surge otra pregunta: Existe un Ministerio de Transporte Nacional o de Transporte Municipal? Pues acorde con la jurisdicción, las responsabilidades se las comparten.   Una lavada de manos sin precedentes.

 

En resumen, la doble calzada Ancón Sur–Primavera no está concluida en absoluto, ni siquiera después de  7 años de su inicio y 150 metros infinitos que aún no se entregan a la comunidad.  Y tomará mucho tiempo para llevarla a buen fin, pues al Ministerio de Transporte poco le importan los incumplimientos del propio contrato que firmó. Sin embargo, lo que más preocupa realmente es la desidia del gobierno nacional en materia de seguridad vial, para evitar accidentes debidos a la mala iluminación, la no existencia de tachas, y el parqueo indebido en zonas prohibidas.  Ojalá algún día el gobierno Santos deje de hacer tantos anuncios pagados y empiece a pensar en la seguridad, en esta caso vial, de sus ciudadanos.

Leave a Reply

ShutDown