Opinión Toggle

Mentiras del discurso de santos

Discurso de Juan Manuel Santos del miércoles 24 de agosto

La realidad

‘Hoy comienza el fin del sufrimiento, el dolor y la tragedia de la guerra’ Esto es mentira: 1. En Colombia no ha habido guerra,  lo que ha existido es la amenaza de un grupo narcotraficante y terrorista contra un Estado  legítimamente constituido.
2. La criminalidad en Colombia no terminará tras la negociación con las far (sin “C” de Colombia para todos los efectos). Seguirán, auspiciadas por el narcotráfico, otras organizaciones delincuenciales como: Miembros no desmovilizados de las far, el eln, las bandas criminales y otros grupos potenciales que se aprovechen de la debilidad de gobiernos para arreciar su criminalidad y obtener beneficios jurídicos. Por ello, ese ‘Sufrimiento’  no se detendrá.
  ‘Hemos alcanzado un acuerdo final, completo, definitivo, para poner fin al conflicto armado con las FARC’

 

Esto es mentira: Las propias far han dicho que requieren  una conferencia para aprobar esos acuerdos. Por tanto ¿Qué pasaría si dicha conferencia no los aprobara?Eeso significa que en este momento no existen realmente acuerdos.
  ‘Desde el mismo inicio del proceso de paz les dije que el proceso estaba regido por un principio: “Nada está acordado hasta que todo esté acordado”. Pues bien: el día ha llegado. Hoy podemos decir –por fin– que TODO ESTÁ ACORDADO’

 

Esto es mentira: El Gobierno utilizará el mal denominado ‘Acto Legislativo para  la Paz’, como herramienta para crear normatividad e instituciones que no están en los acuerdos y que generarán una riesgosa realidad política en Colombia. Así que el “TODO ESTÁ ACORDADO,” es realmente un distractor para el inicio de la derrota del Estado de Derecho.
  ‘Gracias a un esfuerzo titánico de las delegaciones en la Mesa de Conversaciones, se acordaron los últimos temas pendientes, se cerraron las negociaciones y tenemos un texto definitivo del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto’

 

Esto es mentira: La promesa de una rápida conclusión de las negociaciones contradice completamente la realidad una mesa que duró 4 años, sin contar los contactos previos, y que entre muchas otras, su conveniente alargamiento fue una de las causas (al lado del montaje del hacker, la compra de votos y la amenaza de las far) para que Juan Manuel Santos se pudiera reelegir.
Este texto es inmodificable’

 

Esto es mentiras:  ¿Qué pasaría si la anunciada conferencia de las far decide no aceptar hacer modificaciones a este texto?
Es un conjunto de compromisos articulados entre sí para terminar el conflicto armado y darnos la oportunidad de construir juntos una paz estable y duradera para todos los colombianos’

 

Esto es mentira: Un conflicto armado requiere una insurgencia con legitimidad popular, control territorial asociado a su legitimidad y levantamiento contra una dictadura. Ninguno de esos 3 elementos ha existido en Colombia, por tanto es falso aseverar que aquí ha existido conflicto armado para legitimar a las Far. ¿Habrá ‘paz estable y duradera’ con la existencia del ELN, Bandas criminales y otros nuevos grupos tras un mal acuerdo?
  ‘Son cinco puntos fundamentales. El PRIMERO es poner fin efectivo a la violencia. Esto es, un cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, lo que implica que se acaban todos los ataques y amenazas a la población’ Esto es mentira: ¿Alguien cree en realidad que en Colombia terminará la violencia mientras existan el narcotráfico, la minería criminal, el contrabando y la corrupción?

 

  ’Las FARC entregarán sus armas a las Naciones Unidas –mediante un cronograma ya anunciado– en un plazo de 6 meses. Todo esto –como es bien sabido– será verificado y monitoreado por una comisión de las Naciones Unidas’

 

Esto es mentira: No existe forma alguna de verificar con total certeza que los miembros de las far entregarán todas sus armas, pues no existe un inventario certificado de las mismas.

Adicionalmente, en Colombia existen miles de minas antipersonal que permanecerán sembradas en los campos colombianos por muchos años más, generando víctimas indiscriminadamente.

‘Lo anterior significa que las FARC dejan de existir  y se convertirán en un movimiento político sin armas’

 

Esto es mentira: Las far serán un movimiento político sin legitimación popular que, con sus miles de millones de dólares, podrán rearmarse fácilmente en cualquier momento.
‘SEGUNDO: nuestro deber principal para construir la paz es proteger los derechos de las víctimas… Sus derechos a la justicia, a la verdad, a la reparación y a que nunca más se vuelvan a repetir las atrocidades que sufrieron’

 

Esto es mentira: Ni el propio Gobierno ha podido, tras 5 años de la anunciada Ley de Victimas, reparar siquiera el 20% de las víctimas reconocidas.  Pretender que millones de víctimas de las Far sean reparadas completamente con bienes escondidos en paraísos fiscales o bajo la sombra de miles de testaferros es desconocer una realidad que frustrará a muchos colombianos.

Sobre el tema de la verdad: ¿cómo se garantiza ‘la verdad’ a miles de víctimas cuyos victimarios fueron dados de baja o que en la demencia colectiva de las Far no tenga si quiera noción de los delitos cometidos?

Observación idiomática: El término ‘vuelva a repetir’ es una redundancia que atenta contra el buen castellano. Especialmente, para un discurso que pasó por varias manos y debió haberse leído mucho antes de pronunciarse

‘Creamos una Justicia Especial para la Paz –con un Tribunal conformado por magistrados independientes de las más altas calidades–’

 

Esto es mentira: 1. Se ha comprobado la poca independencia de una ONG internacional  y del sistema universitario dirigido por el hermano del director de la campaña por el Sí en el plebiscito

2. No se puede aseverar con anticipación sobre las altas calidades de unos magistrados que no sabemos quiénes serán.

‘Será aplicada también, en forma diferenciada, a los miembros de nuestra fuerza pública y a civiles que hayan cometido delitos relacionados con el conflicto’

 

Esto es mentira: El riesgo de crear una justicia selectiva, aparte de la Rama Judicial, con el propósito de perseguir nuestras fuerzas armadas, empresarios y a la oposición política, sin legitimidad ninguna en su constitución y con la poca independencia de la que ya se habló, lo único que demuestra es la creación de una justicia con finalidades políticas.
‘Esta justicia transicional garantiza que no habrá impunidad –¡no habrá impunidad!– para los responsables de los delitos más graves. Ellos serán investigados, juzgados y sancionados con varios años de restricción efectiva de su libertad. Además, tendrán que decir la verdad –¡toda la verdad!– y contribuir a reparar a las víctimas. Si no lo hacen, irán a la cárcel hasta por 20 años’

 

Esto es mentira: En el documento llamado BORRADOR del Acuerdo Final, capítulo 5 punto 60, página 147 dice lo siguiente: “La JEP determinará las
condiciones de restricción efectiva de libertad que sean necesarias para asegurar el cumplimiento de la
sanción, condiciones que en ningún caso se entenderán como cárcel o prisión ni adopción de medidas de
aseguramiento equivalentes.”

Adicionalmente, en momento alguno se estima como pena la pérdida de derechos políticos, ni siquiera temporalmente, por lo que, criminales de lesa humanidad podrán ejercer la política durante el tiempo de sus condenas’

‘Las víctimas han estado en el centro de este proceso, y serán sus principales beneficiarias. Pero también lo será todo el país: ¡por todo lo que significa vivir en paz y porque no habrá más víctimas’ Esto es mentira: Reiteramos nuestro comentario: ¿Habrá ‘paz estable y duradera’ con la existencia del ELN, Bandas criminales y otros nuevos grupos tras un mal acuerdo?
‘TERCERO: para desterrar la violencia, debemos llevar oportunidades y progreso a nuestros campos.   Por eso acordamos un plan de inversión para el campo y para los campesinos de Colombia, que nos ayude a superar la pobreza, la desigualdad y la violencia que tanto los han afectado. Los desplazados podrán por fin volver a sus hogares con tranquilidad’ Esto es mentira: La frase original del progreso es muy bonita. Sin embargo, es necesario recordar que el presupuesto del agro cayó de $4.5 billones en 2015 a $1.66 billones en el 2017. Esto es incluso inferior a los $1.7 billones de 2010.

¿Pretende el Gobierno engañar a los colombianos hablando de Agro cuando su propia política pública ha sido disminuir la inversión en este sector?

‘Habrá programas de desarrollo para las zonas más golpeadas por el conflicto; un plan masivo de formalización de la tierra, y se creará un Fondo de Tierras para distribuirlas de forma justa a quienes la guerra les quitó todo. Eso sí: sin afectar de ninguna manera la propiedad privada ni los derechos de los propietarios y poseedores de buena fe’

 

Esto es mentira: 1. ¿Por qué no se ha hecho antes la inversión en estas zonas más golpeadas por la violencia?

2. ¿Qué le ha impedido al gobierno, después de 6 años, formalizar la propiedad de la tierra en Colombia? ¿Existe un problema estructural que no se soluciona con la firma de un acuerdo o no ha existido voluntad del gobierno para hacerlo?

3. Existen programas de retorno de desplazados a sus tierras que han fracasado rotundamente, ¿Quién garantiza que ahora regresarán? ¿Se seguirá legitimando el abuso de los programas de restitución permeados por movimientos con un único interés económico?

‘CUARTO: para que la paz sea duradera, debemos garantizar que los alzados en armas se reincorporen a la vida civil y legal de nuestro país’

 

 

Esto es mentira: 1. Se debe garantizar bienestar para los ciudadanos honestos y trabajadores de Colombia para que exista paz.

2. Lo que se debe hacer es garantizar justicia y reparación a las víctimas. Lo demás, será bienvenido una vez se garanticen estos dos puntos de honor.

‘Colombia tiene la experiencia y la capacidad para lograrlo. Lo hemos hecho en el pasado y lo haremos mejor ahora’

 

Esto es mentira: Negociaciones de los noventa generaron amnistías que hoy no son aceptadas por el Derecho Internacional Humanitario y que terminaron generando un envalentonamiento de grupos criminales como las far, que sintieron que arreciendo con mayor vehemencia contra los ciudadanos de bien podrían obtener lo que se les está entregando por parte del Estado.
‘Los antiguos miembros de las FARC –ya sin armas– podrán acceder a la vida política del país…, en democracia. Deberán, como cualquier otra organización partidista, convencer con propuestas y argumentos a los ciudadanos para ser elegidos’

 

Esto es mentira: En la página 64 del documento llamado BORRADOR del Acuerdo Final en el punto 3.2.1.2 dice lo siguiente:

Sobre representación política: En el Senado se garantizará un mínimo de 5 curules, incluidas las obtenidas de conformidad con las reglas ordinarias. En la Cámara de Representantes se garantizará un mínimo de 5 curules, incluidas las obtenidas de conformidad con las reglas ordinarias. Para este efecto en la Cámara de Representantes se asignará una curul a cada una de las 5 listas que obtengan las mayores votaciones y que no hubieren obtenido curul.

Adicionalmente, se crean 16 jurisdiciciones especiales para cámara de representantes, en las que sólo podrán participar sus candidatos (página 48 del mencionado borrador)

‘Tendrán unos voceros en el Congreso, con voz pero sin voto, para discutir exclusivamente la implementación de los acuerdos hasta el 2018.A partir de ese momento participarán en las elecciones con una representación mínima asegurada por dos periodos, si no logran el umbral’ Esto es mentira: 1.La vocería delas far la ha llevado el Gobierno con su coalición mayoritaria durante 6 años.

2. ¿Cómo se garantiza la igualdad cuando las far harán política con miles de millones de dólares producto del narcotráfico, la minería criminal, la extorsión y el secuestro?  Adicionalmente, recibirán el 15% de los recursos destinados a partidos políticos, de acuerdo con el borrador del acuerdo página 62 en desarrollo del  numeral 3.2.

‘Vamos a ampliar y fortalecer nuestro sistema democrático y electoral; vamos a dar mayores garantías a la oposición’

 

 

Esto es mentira: En Colombia, la oposición legítima al acuerdo de impunidad que se firmó en La Habana es el partido Centro Democrático, que ha sido objeto de constante arbitrio por parte del ejecutivo y un sector de la rama judicial.
‘y vamos a permitir que regiones que no han tenido representación política adecuada por causa del conflicto elijan de manera transitoria voceros en la Cámara de Representantes’

 

Esto es mentira: En Colombia existe una participación de la Cámara de Representante de mínimo 2 por cada uno de los departamentos. Adicionalmente, existen las jurisdicciones especiales de minorías étnicas en Cámara y Senado.
‘QUINTO: el Acuerdo nos permitirá atacar de manera más eficaz el narcotráfico, que ha alimentado el conflicto durante tantos años’

 

Esto es mentira: Se han duplicado en los últimos años el número de hectáreas de cultivos ilícitos, teóricamente con las far sentadas en una mesa de negociación y disminuyendo su arreciar ¿Cómo podrán garantizar ese combate contra el narcotráfico cuando la alta rentabilidad de este negocio permanece intacta?
‘Aquí hay algo muy importante: las FARC se comprometen a romper cualquier vínculo que hayan tenido con el narcotráfico y a colaborar –con acciones concretas– en la solución de este problema’ Esto es mentira: Existe una contradicción del vínculo que el Gobierno le imputa a las far con la propia vocería de ese grupo terrorista, cuando  que dicen que nunca se han lucrado de este delito  ¿A quién le creemos?
‘Se pondrá en marcha un Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos –que se construirá con las comunidades’

 

Esto es mentira: Los programas de restitución existen desde el ingreso del Plan Colombia cuya implementación data de 2001. Esto es, que pese a 15 años de existencia de este programa, han aumentado en los últimos años el número de hectáreas cultivadas, sin prevaler la sustitución de cultivos salvo contadas excepciones.
‘así como los programas de salud pública para enfrentar el consumo. También se incrementarán las acciones contra el microtráfico’

 

Esto es mentira: Los estudios de consumo de sustancias psicoactivas en Colombia demuestran un aumento constante en los últimos años. El porcentaje de personas que recurrieron por lo menos una vez en la vida al uso de sustancias ilícitas como marihuana, bazuco, éxtasis o heroína pasó de 8% en 2008 a 12.2% en 2012, con un grave aumento en estudiantes universitarios. ¿Qué diferencia frente al consumo de droga genera la presencia o no de las far?

Esto demuestra un fracaso en las políticas que buscan disminuir el consumo de drogas ilícitas en Colombia durante los 6 años del gobierno Santos.

‘También se incrementarán las acciones contra el microtráfico’

 

Esto es mentira: Las bandas criminales, propietarias del negocio del microtráfico y asociadas con las far en muchas regiones del país, tienen presencia en 27 de los 32 departamentos en Colombia y el número de integrantes, del cual no existen datos oficiales, se estima en ser mayor que el de las propias far.
‘Además, se llevarán a cabo programas conjuntos de desminado y limpieza de nuestro suelo, para que ya nadie –¡ningún campesino, ningún niño!–, tenga miedo de pisar nuestra tierra’

 

Esto es mentira: Con bombos y platillos se anunció en 2012 que tras 4 años de desminado, el municipio de San Carlos en Antioquia, con 702 kilómetros cuadrados, había logrado tener su territorio libre de este crimen de lesa humanidad. Sin embargo, en marzo de 2016,  con la terrible noticia del hallazgo de varias minas antipersonal en el territorio de este municipio del Oriente antioqueño. Las minas no se desmovilizan.
‘Ese es el acuerdo que se ha concluido hoy.  Es un acuerdo que beneficia, protege y fortalece los derechos de todos los colombianos’

 

Esto es mentira: Reiteramos, Las propias Far han dicho que requieren  una conferencia para aprobar esos acuerdos. Por tanto ¿Qué pasaría si dicha conferencia no los aprobara? eso significa que en este momento no existen realmente acuerdos.
‘Es un acuerdo que responde a todas las dimensiones del conflicto y, por eso –precisamente por eso–, nos permite cerrar el capítulo de la guerra con las FARC y empezar a escribir el nuevo capítulo de la paz’

 

Esto es mentira: Reiteramos 1. En Colombia no ha habido guerra,  lo que ha existido es la amenaza de un grupo narcotraficante y terrorista contra un Estado  legítimamente constituido.

2. La criminalidad en Colombia no termina. Seguirán auspiciadas por el narcotráfico y otras organizaciones delincuenciales como: Miembros no desmovilizados de las far, el eln, las bandas criminales y otros grupos potenciales que se aprovechen de la debilidad de gobiernos para arreciar su criminalidad y obtener beneficios jurídicos. Por ello ese ‘Sufrimiento’  no se detendrá.

‘¡Gracias a ustedes, colombianos! Gracias a ustedes que entendieron; que tuvieron tanto aguante y tanta paciencia frente a las muchas –¡muchísimas!– dificultades que se presentaron en esta negociación tan importante’ Esto es mentira: El Gobierno NO tuvo en consideración a los ciudadanos de Colombia. Aquí solo se plasman los intereses del Gobierno de turno y las far.
‘Esta paz pertenece también a mis antecesores: a Belisario Betancur, a Virgilio Barco, a César Gaviria, a Ernesto Samper, a Andrés Pastrana y a Alvaro Uribe. Todos la buscaron y abonaron el terreno para este gran logro’ Esto es mentira: El único interés de Juan Manuel Santos es tener un Nobel de paz o la Secretaría de la ONU a expensas del sometimiento del Estado colombianos a la criminalidad.

Las far han existido durante 50 años y un agradecimiento a los gobiernos anteriores es oportunista y de falsa generosidad.

‘A nuestro equipo negociador en La Habana, encabezado por Humberto De La Calle; al Alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, y  a  Frank Pearl, que fueron plenipotenciarios durante todo el proceso.


También a los plenipotenciarios que estuvieron en la Mesa en diversas etapas de la negociación, como el hoy ministro de defensa Luis Carlos Villegas, la hoy vicefiscal María Paulina Riveros, Nigeria Rentería, la canciller María Ángela Holguín, el empresario Gonzalo Restrepo y el senador Roy Barreras.

Y a los negociadores alternos Alejandro Éder, Jaime Avendaño, Lucía Jaramillo y Elena Ambrosi.

Al ministro Juan Fernando Cristo y el alto consejero para el posconflicto Rafael Pardo.

A los renombrados juristas Manuel José Cepeda, Juan Carlos Henao, Douglas Cassel y Yesid Reyes.

A los militares y policías que hicieron parte de la Subcomisión para el Fin del Conflicto: el general Javier Flórez; los generales Martín Fernando Nieto, Carlos Alfonso Rojas, Oswaldo Rivera y Álvaro Pico; el contralmirante Orlando Romero, y otros destacados oficiales de nuestras fuerzas.

Y al gran equipo de trabajo –un equipo comprometido y eficaz como pocos– que acompañó todo este esfuerzo de negociación”

 Esto es mentira: ¿Por qué agradecerle a un grupo de contratistas que tomaron 4 años para hacer algo que se prometió hacer en 6 meses y que lograron únicamente un acuerdo de impunidad, de legitimación política de narcotraficantes terroristas y de demostración de los excesos de criminales tomando alcohol en yates durante la negociación?

 

‘Igualmente, nuestro agradecimiento a los países garantes y acompañantes –Cuba, Noruega, Venezuela y Chile–, así como a los Estados Unidos y la Unión Europea, y a facilitadores como Iván Cepeda, Alvaro Leyva y Henry Acosta’ Esto es mentira: ¿Qué garantías pueden dar algunos de estos países como Venezuela y Cuba donde se ha establecido  una dictadura corrupta que sólo ha generado pauperización y hambre a los ciudadanos?
‘Quiero hacer un reconocimiento especial –especialísimo– a otros dos negociadores plenipotenciarios que estuvieron durante todo el tiempo: el general Jorge Enrique Mora, excomandante de nuestras Fuerzas Militares, y el general Óscar Naranjo, exdirector general de la Policía’

Esto es mentira: Las bases de las Fuerzas Militares y de Policía han sentido el atropello de un Gobierno que los iguala a los terroristas. Comandantes de carácter de nuestras Fuerzas Militares han sido removidos de sus cargos por manifestar su descontento. Habrá cambios en la doctrina militar por solicitud expresa de las far.
‘Toda la gratitud a ellos, y toda la gratitud a los miembros de nuestras Fuerzas Militares y de Policía –y a sus altos mandos, que siempre apoyaron el proceso–, porque es gracias a ellos, es gracias a los héroes de nuestra fuerza pública, que hemos llegado a este momento

¡La paz es su victoria, y es la victoria de todos los colombianos! ‘

Esto es mentira: Reiteramos, las bases de las Fuerzas Militares y de Policía han sentido el atropello de un Gobierno que los iguala a los terroristas. Comandantes de carácter de nuestras Fuerzas Militares han sido removidos de sus cargos por manifestar su descontento. Habrá cambios en la doctrina militar por solicitud expresa de las far.
‘Terminada la negociación y concluido el acuerdo, queda en manos de ustedes –de todos los colombianos– decidir con su voto si apoyan este acuerdo histórico que pone fin a este largo conflicto entre hijos de una misma nación.

Les prometí que ustedes tendrían la última palabra, ¡y así será!’

 

Esto es mentira: El Gobierno utiliza su presupuesto para presionar gobernantes. Uilizó todas las artimañas jurídicas para generar un plebiscito sesgado y de mayorías irrisorias.

Miembros de las far estarán armados y llenos de plata presionando el resultado del plebiscito.

El Gobierno podrá utilizar el mal llamado Acto Legislativo para la Paz para cambiar cualquier norma sin importar el resultado del plebiscito.

La publicidad sobre el plebiscito será amañada al interés del Gobierno

Existen maneras para que se reparta lel presupuesto nacional a empresarios y que ellos apoyen el plebiscito

Ninguna autoridad judicial podrá controlar la pregunta que se les hará a los colombianos.

Con todos estos ingredientes ¿Qué ganarías existen para que se ejerza libre y democráticamente el derecho al voto?

‘Para ello, mañana mismo enviaré al Congreso el texto definitivo del Acuerdo Final y le informaré la decisión de convocar el plebiscito para su refrendación.

El Plebiscito por la Paz se llevará a cabo el domingo 2 de octubre de este año. Repito: el domingo 2 de octubre.

A partir de mañana será publicado en los sitios web y en las redes sociales de las entidades públicas, en los medios de comunicación, el texto del Acuerdo Final para que todos –¡todos!– los colombianos puedan conocerlo.

Es decir: vamos a divulgar el Acuerdo Final por todos los medios para que ustedes –los ciudadanos–, a la hora de votar en el Plebiscito, tengan toda la información, todo el criterio, todos los elementos para decidir su voto, libremente y en conciencia.

Nadie –en Colombia o en el exterior– podrá decir que no tuvo la posibilidad de conocer el Acuerdo’

Esto es mentira: ¿Qué garantías existen para los colombianos que en menos de 40 días puedan discernir un acuerdo de 297 páginas  del Borrador de un Acuerdo?

 

‘Hoy puedo decirles –desde el fondo de mi corazón– que cumplí con el mandato que me dieron’

 

Esto es mentira:  1. La paz es un derecho constitucional que tenemos todos los colombianos y no le pertenece a gobierno alguno

2. El mandato dado a Juan Manuel Santos en el 2010 fue el de mantener la seguridad democrática como herramienta para someter a los criminales al Estado. Aquí se ratifica el engaño, puesto que, la igualación de los criminales al Estado es una violación a nuestra Constitución.

‘Hoy les presento este acuerdo que nos permite la paz; les entrego esta oportunidad con la tranquilidad de haber llegado a ella con responsabilidad y sin traspasar las condiciones –las líneas rojas– que establecí desde un principio’

 

Esto es mentira: Reiteramos,  la paz no va a llegar  con impunidad generados de nuevas violencias.

Nunca hubo líneas rojas, aquí no hubo un sometimiento de unos terroristas al Estado sino el triunfo de los criminales contra Estado y eso no lo perdonará la historia de Colombia.

‘Nos tomamos el tiempo necesario para lograr un buen acuerdo para los colombianos: razonable, que podemos cumplir’ Esto es mentira: se prometió una corta negociación que terminó en 4 años y un pésimo acuerdo.
‘Un acuerdo que beneficia a los habitantes de las regiones más afectadas por la violencia, y a todos los colombianos en todo el país’

 

Esto es mentira:  Las comunidades más vulnerables seguirán sometidas al influjo del narcotráfico, la minería criminal, la extorsión, el secuestro, las minas antipersonal y el reclutamiento forzado de menores, por parte de todo tipo de grupos al margen de la ley que están en las ciudades y campos colombianos.
‘Logramos un acuerdo que –por donde se mire– es infinitamente mejor que continuar la guerra que rompió familias, azotó regiones y nos hizo sufrir un horror que nuestros hijos conocerán –por fortuna– sólo en los libros de historia’

 

Esto es mentira:  La enseñanza más importante de este mal acuerdo para los jóvenes colombianos es que ser criminal, bandido, delincuente de la peor laya es una manera legítima de convertirse en alto dignatario, líder internacional y opulento terrateniente. Con esto solo se lograrán nuevas víctimas, todas ellas justificadas por un potencial nuevo acuerdo de impunidad.
‘Nunca antes nuestros ciudadanos habían tenido a su alcance –como ahora– la llave del futuro’

 

Esto es mentira: El futuro lo labramos todos los días con nuestras acciones. El futuro lo labramos con honestidad y trabajo y no con el premio a la criminalidad.
‘La decisión, colombianos, ESTÁ EN SUS MANOS’

 

Esto es mentira: Reiteramos: El Gobierno utiliza su presupuesto para presionar gobernantes. Uilizó todas las artimañas jurídicas para generar un plebiscito sesgado y de mayorías irrisorias.

Miembros de las far estarán armados y llenos de plata presionando el resultado del plebiscito.

El Gobierno podrá utilizar el mal llamado Acto Legislativo para la Paz para cambiar cualquier norma sin importar el resultado del plebiscito.

La publicidad sobre el plebiscito será amañada al interés del Gobierno

Existen maneras para que se reparta lel presupuesto nacional a empresarios y que ellos apoyen el plebiscito

Ninguna autoridad judicial podrá controlar la pregunta que se les hará a los colombianos.

Con todos estos ingredientes ¿Qué ganarías existen para que se ejerza libre y democráticamente el derecho al voto?

‘Unidos– podremos alcanzar cualquier meta, superar cualquier obstáculo, hacer de nuestra nación el país que siempre hemos soñado… ¡UN PAÍS EN PAZ!’ Esto es mentira: Reiteramos,  la paz es un derecho constitucional que tenemos todos los colombianos y no le pertenece a gobierno alguno.

Leave a Reply

ShutDown