Opinión Toggle

SEGUIRÉ

SEGUIRÉ

Con amor perpetuo por Colombia, Antioquia, Medellín y sus restantes 124 municipios, con el compromiso de defender la Democracia, la iniciativa privada, la transparencia en la Política, y con el reto de representar los ideales del Centro Democrático, asumí el llamado del Presidente Álvaro Uribe en 2014 para conformar la lista al Congreso de una nueva generación que quiere transformar el país y el ejercicio político, dejando la comodidad del sector privado para servirle a los ciudadanos.
Recorrer el país, sus calles y sus veredas, abrazar tantas personas cálidas, buscarle soluciones a los retos de sus problemáticas, son suficiente retribución para un servidor público lleno de humanos errores, pero siempre dispuesto a aprender y mirar adelante.

La transparencia debe dejar a un lado el discurso político y convertirse en verdadero ejemplo. Por ello, propugné siempre por publicitar mis acciones como servidor: presenté anualmente mi declaración de renta a través de mis redes sociales; cada mes entregué un informe de gestión de todas mis actividades; todos los ciudadanos pudieron conocer mis reuniones con grupos de interés; en constantes presentaciones ante medios de comunicación hice defensa de mis posturas e ideales; hice públicas declaraciones de eventuales conflictos de interés en los temas que me fueron competencia.  Quedan todas estas actuaciones como testimonio de que lograremos absoluta confianza en la Política cuando se actúa de cara a la ciudadanía, sin interés diferente a de la defensa de la institucionalidad democrática.

Siguiendo con mi lema de un Senado Sano y el ejercicio público, presenté diferentes iniciativas de Ley enfocadas en ayudar a mejorar la imagen del Congreso, entre los que se destacan la Reforma a la Ley 5 de 1992, para sancionar drásticamente una de las conductas más aborrecidas por los ciudadanos: el ausentismo parlamentario.
De la misma forma, presenté un Proyecto de Acto Legislativo para reducir el tamaño del Congreso, para hacerlo más austero y escrutable, permitiendo ahorrarle a los colombianos anualmente cientos de miles de millones de pesos y hacer más eficiente el gasto público.
Ambos objetivos de reformas al Congreso siguen siendo reto de nuestra Democracia.

Destaco también los proyectos de los cuales fui autor:
- Proyecto de ley de reforma a la educación básica y media, buscando mejorar la calidad de estudiantes y docentes.
- Proyecto de ley que crea el Ingreso Mínimo Garantizado, para que los colombianos más vulnerables tengan acceso a una forma de pensión al momento de llegar a la edad para ello.
- Proyecto de Ley para aumentar la trazabilidad de las transacciones financieras, buscando combatir la corrupción y la evasión de impuestos.
- Proyecto de ley para el Fortalecimiento de la financiación de la Educación Superior Oficial en Colombia, con el fin mejorar su calidad y cobertura y sanear las finanzas de estas instituciones.
- Proyecto de ley de cero tolerancia a la conducción de vehículos automotores bajo efectos de sustancias que no les permitan hacerlo.
Con la bancada de Centro Democrático, también participé en la presentación de más de 70 proyecto de ley en diversos temas institucionales, económicos y sociales.

Desde la Comisión Cuarta del Senado, adelanté debates de control político a sobre los incumplimientos en el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014, haciendo seguimiento estricto a la ejecución presupuestal de distintas entidades del Gobierno, los atrasos en materia de infraestructura (una de las “locomotoras” del Gobierno Santos), el programa de Vivienda Gratuita y sus inconsistencias en cubrimiento y contratación, las dificultades en materia de
infraestructura, el derroche gubernamental en publicidad y eventos, el aumento en la nómina estatal y nóminas paralelas, entre otros.

Desde las Comisiones Económicas conjuntas plasmé mi posición sobre el Presupuesto General de la Nación en cada uno de los años en que participamos de esta discusión. Propugné por la transparencia en el manejo del las partidas presupuestales e hicimos visible la preocupación por la incoherencia entre el Plan Nacional de Desarrollo y la realidad padecida en las regiones, además de nuestras críticas, siempre constructivas y propositivas, a los Marcos Fiscales.
Me opuse con vehemencia a la venta de Isagen e hice continuo seguimiento a los recursos de la misma, aún en deuda con las regiones. Hice estricto seguimiento a los grandes proyectos de infraestructura, especialmente las vías 4G, demostrando el escaso avance y la ineficiencia de las mismas y manifestando gran preocupación por el retraso en la competitividad nacional.

Adicionalmente, lideré en la Plenaria del Senado debate de Control Político al Ministerio de Relaciones Exteriores por irregularidades con respecto a la extradición de Andrés Felipe Arias, víctima de persecución política.  Igualmente, intervine en múltiples debates en plenaria de Senado relacionados con temas como Ser Pilo Paga, reforma tributaria, Zonas Veredales Transitorias de Concentración, Proceso de Negociación con grupos terroristas, entre muchos otros.  Cientos de intervenciones que dejé como constancias también permitieron reflejar la realidad política, económica y social de Antioquia.

Traté de cumplir, con decoro, el mandato dado por los colombianos que depositaron su confianza en el entonces naciente Centro Democrático, salvaguardando la institucionalidad al presentar acciones jurídicas para frenar la desinstitucionalización del país a la que nos estaba llevando el Gobierno Santos, pues considero que la labor de un congresista debe trascender los muros del Congreso, entre las que quiero destacar:
- Demanda del decreto presidencial que convocó a la votación del plebiscito, por tener múltiples decisiones contra el orden legal.
- Demanda de la ley de amnistía e indulto a grupos al margen de la ley, por tener vicios de procedimiento.
- Demanda decreto que convoca sesiones extraordinarias para votar proyectos de ley del denominado “fast track”, por violación del principio de separación de poderes
- Demanda de inconstitucionalidad de zonas de concentración de miembros de grupos al margen de la ley, por contradecir los principios de organización territorial.

Me despido del Senado con la convicción de haberle cumplido a Colombia, a Medellín y los municipios de Antioquia, y en especial a los electores del Centro Democrático y manifestándoles mi eterna gratitud.
Agradecimiento a Dios por estar siempre de nuestro lado, a pesar de las adversidades comunes al servicio público; a mi familia, a quienes defenderé siempre frente a los ataques aleves del oportunismo electorero; a mi equipo de trabajo, que con gran espíritu sacrificó su tranquilidad personal para acompañarme en mis recorridos y en mi tarea académica como Senador; a quienes me prestaron el servicio de seguridad personal, personas de gran corazón y eterno compromiso; a mis compañeros de bancada, amigos para siempre; y por último, y principalmente, a Álvaro Uribe Vélez, Presidente de ayer, hoy y siempre, por la confianza entregada a un novato.
Seguiré sirviéndole a mi país, a mi Departamento, a mi ciudad.

¡Gracias a todos por el apoyo!

ALFREDO RAMOS MAYA

Leave a Reply

ShutDown